Mode Vogue

Digan lo que digan… prefiero ser optimista

13:55Ayelen Isturiz


Hemos hablado hasta la saciedad de la importancia de ser optimista. Que si el mejor truco de belleza es ser feliz porque las endorfinas que se generan cuando lo somos son capaces de activar los fibroblastos y frenar en parte el proceso de envejecimiento… Que si es mejor tomarse las cosas con filosofía y tranquilidad porque elestrés está estrechamente relacionado con el envejecimiento prematuro de la piel porque deteriora el sistema inmune…Que si…
Cuando ya estaba más que convencida de las conclusiones que arrojan los estudios que avalan todas estas afirmaciones, ahora resulta que, según una nueva investigación, ser demasiado optimista puede ser perjudicial a la hora de perder peso. Me explico. Según un estudio elaborado por la Universidad de Doshisha, en Japón, el exceso de optimismo puede implicar una reacción en cadena: frustración al no conseguir los resultados esperados y, por tanto, un abandono de la dieta. Al parecer, entre los más de cien pacientes cuyo comportamiento se observó durante seis meses, precisamente aquellos que empezaron con buen humor, fueron los queperdieron menos peso.
Sin embargo, a pesar de estas afirmaciones –los doctores que han intervenido en el estudio recomiendan el autocontrol para conseguir una pérdida de peso continuada en el tiempo y fijarse unas metas reales a la hora de iniciar una dieta- yo prefiero seguir pensando que siempre es mejor tener una actitud positiva ante la vida. Y realista porque, al fin y al cabo, la perfección no existe y precisamente en eso reside nuestro encanto.
Porque las arrugas y las curvas son bellas, muy bellas. Por eso, me gusta especialmente que mujeres tan influyentes en cuestiones de estilo como Diane Von Furstenberg y Scarlett Johansson hayan hecho recientemente un alegato en favor de la naturalidad. La diseñadora, por ejemplo, ha afirmado a la revista Harper´s Bazaar, algo tan evidente como “es mejor ser tú misma. Intentar mantener un cuerpo joven es muy difícil”. Y añade: “Me encantan las mujeres con arrugas”.
Scarlett, por su parte, acaba de convertirse en portada del nuevo número de la edición norteamericana de la revista Glamour y ha hablado mucho sobre belleza y sobre sus curvas. “Me gusta estar bien, obviamente, pero no me siento en la obligación de tener que ceñirme a un peso específico. No me apetece tener que ajustarme a un cuerpo que no es el mío. Tengo la figura que tengo e intento mantenerla”. Precisamente por eso, la actriz no quiere ni oír hablar de las dietas milagro y mucho menos que se especule con la posibilidad de que ella haya recurrido a alguna de ellas. Y es que, si últimamente ha lucido una figura más esbelta para interpretar a Natasha Romanoff en la segunda parte de Iron Man, no ha sido para enfundarse sin problemas el traje de látex, sino para poner a punto su forma física. “He entrenado mucho, he comido de forma saludable y me he sentido bien, pero no me gusta ese rumor que corre de que he perdido 6 kilos. Nunca podría perderlos. Odio esos artículos ridículos en los que se invita a la gente a perder peso”. Ahí queda eso. Ni dietas milagro, ni procedimientos milagrosos para borrar las arrugas de un plumazo. Nos quedamos con una actitud positiva y con un truco tan manido como efectivo: ser feliz.


by VOGUE

You Might Also Like

0 comment

Popular Posts

Contact Form

Labels